¿SE INTERRUMPE LA PRESCRIPCIÓN AL RECLAMAR LO DEBIDO MEDIANTE DENUNCIA A INSPECCIÓN DE TRABAJO? MAYO 2017

Home / circulares / ¿SE INTERRUMPE LA PRESCRIPCIÓN AL RECLAMAR LO DEBIDO MEDIANTE DENUNCIA A INSPECCIÓN DE TRABAJO? MAYO 2017

LABORAL

¿SE INTERRUMPE LA PRESCRIPCIÓN AL RECLAMAR LO DEBIDO MEDIANTE
DENUNCIA A INSPECCIÓN DE TRABAJO?
El Tribunal Supremo estudia si una denuncia presentada ante la Inspección de Trabajo por
impago de salarios puede tener la consideración de reclamación extrajudicial, a los efectos de
interrumpir la prescripción del derecho a reclamar diferencias salariales.
Lo fundamental para el tribunal es que el deudor sepa que el acreedor no ha abandonado su
derecho y piensa reclamarle lo debido, siendo irrelevante el medio formal que se utilice para la
reclamación.
El Tribunal resuelve que lo que interrumpió la prescripción no fue la presentación de la
denuncia o la tramitación del expediente administrativo a que dio lugar, sino el conocimiento
que tuvo el deudor de la reclamación formulada por el acreedor, en virtud del principio de
buena fe en la interpretación y aplicación del instituto de la prescripción.
QUE EL EMPRESARIO PREGUNTE A LOS TRABAJADORES SI VAN A
SECUNDAR LA HUELGA NO SE CONSIDERA INTIMIDATORIO
No se vulnera el derecho de huelga por parte del empresario el preguntar mediante un cartel
en el tablón de anuncios el día de antes de la jornada de huelga qué trabajadores van a hacer
huelga, manifestándose en el cartel que dicha comunicación no era obligatoria y que se
preguntaba por motivos organizativos.
Así lo recoge la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha de 28 de
septiembre de 2016.
El derecho de huelga no contempla la obligación del trabajador de comunicar a la empresa si
secundará la huelga o no pero la jurisprudencia permite en determinados casos preguntarlo al
empresario.
En este caso en concreto el Tribunal considera que no se ha infringido el derecho fundamental
de huelga por lo siguiente:

1.- El cartel dejaba claro que no se estaba exigiendo, sino rogando, la comunicación a
la empresa y que la solicitud tenía una finalidad ajena a toda intención
deslegitimadora o coactiva respecto del ejercicio del derecho de huelga.
2.- De los demás datos y circunstancias concurrentes no cabe apreciar una voluntad
intimidatoria (de presión para el no seguimiento de la huelga) ni de coacción por parte
de la empresa, puesto que no consta actuación alguna de “esquirolaje” interno ni
externo por parte de la empresa y se dio la máxima facilidad para la realización y
extensión de la huelga (la empresa ni siquiera fijó servicios mínimos).
3.- El cartel solo se publicó en uno de los centros de trabajo de la empresa, lo que
puede responder a una falta de conocimiento del responsable de ese centro sobre la
articulación del derecho de huelga, sin que se trate de una actuación genérica en el
marco empresarial ni en todo el ámbito en el que se convocó la huelga.
INSPECCIÓN DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL (“ITSS”) EMITE NUEVA
INSTRUCCIÓN, LA 1/2017 DE 18 DE MAYO, EN MATERIA DE REGISTRO DE
JORANDAS.
En la nueva instrucción se establece que el tiempo de trabajo y horas extraordinarias, que
complementa su instrucción previa nº 3/2016, y en la que establece que “con carácter general,
la omisión del registro de la jornada diaria de trabajo no es constitutiva, en cuanto tal, de una
infracción del orden social”.
En esta última instrucción 1/2017, la ITSS modifica su criterio y acoge la interpretación del
Tribunal Supremo en las sentencias de fechas 23 de marzo de 2017 (caso BANKIA) y 20 de abril
de 2017 (caso ABANCA) en relación con la inexistencia de obligación de registro de la jornada
ordinaria de la plantilla.
Sin embargo, la ITSS aclara que la Instrucción 3/2016 sigue plenamente vigente, a excepción de
la obligación empresarial de registrar la jornada de trabajo diaria. Tal obligación se mantiene
en todo caso en los supuestos de trabajadores a tiempo parcial y jornadas especiales de
trabajo (trabajadores móviles en el transporte por carretera, de la marina mercante o
ferroviarios).
En ausencia de dicho registro (que no será sancionable como tal), la ITSS deberá establecer los
hechos en los que basa los incumplimientos a través de deducciones lógicas según la prueba
indiciaria.
En definitiva, la ITSS únicamente ha cambiado su criterio, adaptándolo a la reciente
jurisprudencia del Tribunal Supremo, respecto al registro de la jornada diaria de la plantilla,
cuya ausencia ya no sancionará con la multa de hasta 6.250 euros.